Dejar que la vida zen se haga un lugar en tu cotidianidad, te aseguro que será una de las mejores decisiones que puedas tomar. Es cierto que la palabra y lo que en realidad puede significar la vida zen, se ha tomado como algo “de consumo” en un mundo ávido de materializar todo cuanto aparece delante, pero si poner un poco de atención en las cosas habituales con las que conviven, puede llevarte a un mejor estado de serenidad. ¿por qué no probar?.

 

La vida zen está para ser practicada y vivida con la correspondiente dosis de atención.

 

“Diez minutos para sentirse zen”. Más de 300 consejos y ejercicios para alcanzar la serenidad Sioux Berger Editorial Paidos

Zen, atención plena, mindfulness…todo gira alrededor de una buena idea; Expermientar que hay otras formas de ESTAR, SER, HACER y TENER en el mundo que nos ha tocado vivir.

La vida zen también está en descubrir que “lo extraordinario está en lo cotidiano”; una frase que habrás podido encontrar y que encontrarás por esta web y que me escucharás en todos los videos que subo al canal Plenacción de youtube. Y es que, precisamente, encontré esa frase leyendo este libro que ahora te presento.

“Un poco como si acabara de sobrevivir a un terrible terremoto, intente de vez en cuando mirar el mundo de otra manera, de una forma más zen; se levanta una mañana y sus hijos están sonrientes, sanos. Suba las personasa y mire el sol. ¡Dele los buenos días!, deje que el autobús se vaya sin usted y camine; observe los rostros, contemple los escaparates, las hojas de los árboles, bébase una taza de té o intente adivinar de qué aromas está compuesto. En casa, por la noche, cierre los ojos o no encienda la luz. Viva unos minutos a tientas. Toque los objetos, realice cada gesto como si fuera ciego. ¡Es un juego que los niños adoran!. Después ábralos de nuevo y goce de los colores!…”

Este es el sentido que mana constantemente de este libro en el que la vida zen se expresa en 300 consejos y ejercicios para alcanzar la serenidad. Quienes hayáis realizado alguno de los PROGRAMAS de prácticas mindfulness on-line, reconoceréis la experiencia, porque meditar, llevar una vida sencilla, armonizrse con tu entorno y vivir con más calma, no es cosa de encerrarse en uno mismo y abandonarse a la vida contemplativa, sino que, como le ocurrió a la autora de este libro, al dejar de vivir en el campo y tener que volver a la gran ciudad, pudo seguir desarrollando una vida zen sin tener por ello que retirarse a una vida monacal.

 

Un sentido de vida zen que también te mostré en el libro de Laia Monserrat “Un cerezo en el balcón. Practicar zen en la ciudad” y que te puede ser un buen complemento a la lectura del libro de Berger.

Te invito a que con esta vida zen que Sioux Berger te plantea a lo largo de este libro, puedas, como ella misma te indica- aplicarte diariamente una filosofía de vida en armonía contigo mismo o misma, demostrando que es posible vivir de otra forma, más acorde con la verdadera necesidad como ser humano, que no es otra que vivir con paz y en paz contigo y con el espacio que habitas en cada momento.

No es una utopía inalcanzable. Muchos somos los que ya estamos en ella y lo practicamos cada día. Te invito a que lo descubras tú también.