El trastorno del sueño, lo sé por propia experiencia, es algo desconcertante y que mina, no solo la salud de quien lo sufre, sino también de la gente con la que convives.

 

Cuando vives una situación continua de trastorno del sueño, tu estado físico y mental decae, tu humor cambia, tienes menos ganas de hacer cosas.

 

En definitiva, se hace cuesta arriba la gestión de tus emociones, el control de tu estrés e incluso vives una seria bajada de tu autoestima.

 

Me encantaría que cuando leyeras este post del blog de Plenacción, la pandemia del Coronavirus, fuese ya solo un mal sueño pasado y que todo haya vuelto a la nueva normalidad.

 

Te digo esto porque probablemente, en ese espacio de confinamiento, una de las cosas que ocurren es que se produce es un trastorno del sueño, provocado por el cambio de hábitos y el estrés normal provocado por la incertidumbre de estar viviendo algo tan radical.

 

Una situación que antes, ni por asomo, hubiésemos imaginado salvo en esas películas o novelas de ficción.

 

Muchas y variadas son las causas de un trastorno del sueño, pero la evidencia más clara de que lo estás sufriendo son esas largas noches a la espera de conciliar un sueño que no llega en los primeros 30 minutos de tumbarte en la cama y apagar la luz.

 

Ganar el pulso al insomnio es posible.

 

Hace muchos años, a causa de una depresión, yo sufrí de insomnio durante un tiempo y, ciertamente, lo recuerdo con dolor.

 

Pero la parte positiva es que con tu esfuerzo y buena ayuda, ese trastorno del sueño se va a solucionar. No tengas la menor duda.

 

Desde mi práctica personal, lo que te recomiendo si estás sufriendo de insomnio, no solo es la invitación a que incluyas en tu vida diaria la práctica de mindfulness o atención plena, si no que acudas también a los profesionales que te pueden ayudar a superarlo.

 

Una buena alimentación, ejercicios de meditación a través de prácticas sencillas, no tomar excitantes, no automedicarte y acudir a profesionales que te van a servir de gran ayuda, es una excelente vía de trabajo que debes hacer para conseguir vencer ese trastorno del sueño que evita que puedas hacer una vida normal.

 

Por experiencia propia, desde este rincón de Plenacción te mando todo el ánimo del mundo porque, de esa situación, se sale y seguro que te será un buen aprendizaje para volver a ver tu vida de una forma más saludable.