Técnicas de mindfulness para unas vacaciones tranquilas

Ya no hay excusas. Ahora es un buen momento para aprender técnicas de mindfulness para unas vacaciones serenas. Tanto si estás de vacaciones, como si no te ha quedado más remedio que trabajar, como si estás atravesando un periodo de desempleo, aprovechar un periodo de descanso para romper hábitos innecesarios y contraproducentes y establecer otros beneficiosos para tu cuerpo y tu mente, debe ser una labor que tenga como objetivo aprender que la serenidad, en un mundo tan loco como en el que habitamos, es perfectamente posible.

Quiero traerte hoy a este post un par de técnicas de mindfulness para que comiences una nueva etapa de relajación y serenidad o profundices en tu práctica si ya has integrado la atención plena en tu quehacer diario.

Es algo sencillo como suele ocurrir con rodas las técnicas de mindfulness. Te voy a pedir  que, durante estos días, tengas la amabilidad contigo mismo de aprovechar un solo día para madrugar. Ya sé que puede ser una petición un poco peligrosa, pero quiero que tengas la experiencia de madrugar, no para ponerte en rápido funcionamiento, sino para, simplemente, contemplar la aparición de la luz; solo quiero que estés presente en la salida del sol.

 

El plan es bien sencillo. Pon tu alarma del despertador, al menos 15 minutos antes de la salida del sol (en internet hay muchas páginas como esta http://www.timeanddate.fasterreader.eu/pages/es/sunrise-calc-es.html en la que ver la hora exacta dependiendo de tu situación geográfica) y busca un lugar tranquilo donde, sentado o de pie, nadie te moleste. Dedica toda tu atención a la respiración y al acto de contemplar. No te preocupes porque tu mente sea un nido de grillos. No pasa nada. Es así y ahora en lo que verdaderamente estás es en tu atención sobre el nacimiento del sol.

Tras el amanecer, permanece unos minutos donde estás. Puedes hacer algún ejercicio moderado para estirar el cuerpo, pero permanece en todo momento en silencio.

¿no es tan difícil verdad?. Quizás nunca lo habías hecho y has descubierto una simple forma de comenzar el día de forma relajada.

La otra idea para que hagas hoy en estas técnicas de mindfulness para unas vacaciones sanas es que, al menos, una vez durante el día, comas en absoluto silencio. Puedes invitar a tu familia a que lo haga contigo. Te aseguro que es una experiencia muy buena y enriquecedora.

Como ves, prestar atención en cada momento a lo que haces, es abrir la ventana a una nueva forma de ser, estar y hacer en el mundo en el que habitas. Supone un pequeño esfuerzo, pero si aprovechas algún periodo vacacional para iniciarte, luego te será más fácil incorporar a tu quehacer diario técnicas que serán muy beneficiosas tanto para tu cuerpo como para tu mente.

No es nada raro como ves. Solo es estar en la vida de un modo real. Disfrútalo.