Los síntomas de ansiedad y estrés laboral, deberían ser la antesala del “darse cuenta” de que por ese camino se va a la autodestrucción. Poner barreras en cuanto aparecen los primeros síntomas de ansiedad y estrés laboral es necesario para una vida sana y en paz.

 

El estrés laboral y la ansiedad paralizan tu vida. Gánalos!!

 

Que en los años 80 y 90, eso del estrés y la ansiedad laboral no estaba tan mal visto y no se tenía como un grave problema, sino más bien como el síntoma de que se era un “gran trabajador”, es tan real como que en pleno siglo XXI, los síntomas de ansiedad y estrés laboral, determinan no sólo una mala relación con el tiempo, sino el problema de “desgobierno” de empresas y organizaciones.

Permitir que en centros de trabajo, los síntomas de ansiedad y estrés laboral, estén a la orden del día, es uno de esos absurdos anacronismos que se viven en muchos centros de trabajo. Hoy, por sus implicaciones éticas, morales, sanitarias e incluso económicas, la lucha contra el estrés y la ansiedad laboral, deberían ser objetivo número 1 de cualquier dirigente que se precie.

Pero ¿cómo podemos evaluar que estamos sometidos a esos síntomas de ansiedad y estrés laboral?.

Quiero mostrarte 5 sencillas claves para saber cuándo, en serio, debes ponerte manos a la obra para terminar con una plaga que llega a romper la serenidad y la paz en tu vida y que, sin lugar a dudas, son la antesala del malestar y la enfermedad.

-No me da tiempo. La sobrecarga de trabajo, la mala gestión del tiempo, la imposición de una excesiva carga laboral, están detrás del principio de los síntomas de ansiedad y estrés laboral. Son producto de un fatal engaño. No es posible que en plena era tecnológica, se tenga que soportar aún mayores cargas de trabajo. Una mala organización por parte de la dirección de empresas y organizaciones, suele estar detrás de esta lacra. Cuando la competencia está por encima de la coopetencia, aparece el estrés y la ansiedad

 

-Mala relación con la comida. Esta es una era en la que “comer Sano” afortunadamente comienza a estar de moda y de forma seria. El caso es que uno de los síntomas de ansiedad y estrés laboral, suele ser esa mala relación con los procesos de alimentación, que se reflejan en una ingesta desmesurada, no atender a lo que comemos y no atender al modo en el que comemos.

-Me falta el aire. Respirar es vivir. ¿Alguien tiene alguna duda?. El problema es que ni atendemos a nuestra respiración, ni focalizamos nuestra atención sobre ella como poderosa herramienta contra el estrés y la ansiedad, ni somos conscientes de su relación con el sentido de vida plena, serena y en paz con nosotros mismos que es la verdadera antesala a la felicidad. La ansiedad y el estrés, determinan y mucho nuestra calidad de la respiración, que suele ser defectuosa con lo que hay un déficit de oxigenación, lo que se traduce en mayores tasas de fatiga y mala relación con nuestro cuerpo.

-Desgana generalizada y cansancio crónico. Al hablar de los síntomas de ansiedad y estrés laboral, esto sería algo que englobaría casi todos los demás síntomas. Cuando ni se es feliz, ni la serenidad reina en nuestros días, ni miramos la vida con la quietud de la paz interior, no le damos tiempo ni al cuerpo ni a la mente a que se recuperen. La pregunta cierta aunque sea dolorosa para empezar a cambiar eso, ha de ser ¿realmente quiero llevar esta vida que llevo?

-No duermo bien. Como la calidad de nuestra respiración, la calidad de nuestro sueño es otra de las claves para descubrir los síntomas de ansiedad y estrés laboral. Sumidos en la era de la globalización, no hemos aprendido a relacionarnos bien con nuestro tiempo ni con nuestro espacio. Tenemos toda clase de ofrecimientos para acostarnos tarde. Si encima sumas a eso el cansancio mental producto del estrés y la ansiedad, la bomba de relojería estará a punto de explotar en formato enfermedad. ¿Es la vida que deseas llevar?

Estas 5 sencilla claves para “darse cuenta” de los síntomas de ansiedad y estrés laboral, deberían servirnos para empezar a poner soluciones aunque cuesten.

En serio te lo digo. Sólo desde el aquí ahora, es posible comenzar a modificar hábitos y mejorar la calidad de vida, entre otras cosas porque no te van a dejar que vuelvas a la casilla de salida.

Aquí te dejo el corto de mi amigo José Anguiano para que te sirva como motivo de reflexión y un libro muy recomendable para que te sirva de inspiración de que sí, se puede cambiar aunque cueste,  más otras 5 claves que mejorarán tu vida


El mensaje de Bea © (con entrevistas) por jafproducciones

Y como no, invitarte a la experiencia de la práctica de mindfulness o atención plena, como herramienta fundamental para salir de la rueda del estrés y la ansiedad, y ser consciente de que hay otra forma de SER, ESTAR, HACER y TENER en esta vida.

CÓMO PRACTICAR MINDFULNESS

-Las consecuencias del estrés y por qué las cebras no tienen úlceras.

-Cómo llevar una vida sencilla