La atención plena no es la panacea de todo. Los síndromes raros que mucha gente desconoce, deben ser cuidados por profesionales preparados.

 

A veces, dada la excesiva información e incluso moda (buena moda, eso sí) de la práctica de la atención plena o mindfulness, nos dejamos llevar por la idea de que su práctica es completamente beneficiosa para todo sin darnos cuenta de que existen síndromes raros que deben ser atendidos por profesionales de la salud.

Hoy quiero hablaros de alguno de esos síndromes raros que existen, como es el caso del Síndrome de Angelman que es una enfermedad genética que produce alteraciones en el normal desarrollo del cuerpo con dificultades en el lenguaje, retraso intelectual y que puede producir crisis convulsivas.

Las personas que sufren este síndrome raro, tienden a ser hiperactivas por lo que pudiese pensarse que la práctica de la atención plena o mindfulness, podría ser beneficiosa para ellos.

Lo más recomendable es, siempre, acudir a un especialista que te pueda informar mejor de la posibilidad de hacer uso de estas prácticas.

Otros no tan conocidos síndromes raros son el que se conoce como “ilusión de cristal”, el “síndrome de cotard”, el “síndrome de Münchausen” o el “Síndrome de Alicia en el País de Las Maravillas”.

Estos son síndromes mentales que, además de ser tratados por profesionales de la psicología, deben ser cuidadosamente ayudados por la práctica de mindfulness siempre con la aceptación y supervisión del médico, psiquiatra o psicólogo.

En cuanto a bibliografía que te pueda interesar, recomiendo la lectura del libro “Manual clínico de mindfulness” de varios autores coordinados por Fabrizio Didonna que está editado en la Biblioteca de psicología de la Editorial Desclée de Brouwer.

En relación a los síndromes raros que he querido destacar en este post por ser de los más desconocidos, quiero dejarte una breve descripción de cada uno de ellos.

“Ilusión de cristal” es un curioso síndrome que hace que las personas que lo padecen, crean que están hechas de este material y que, por lo tanto, corren el constante peligro de romperse.

La verdad es que este síndrome era más común entre los siglos XV y XVIII y como curiosidad, te contaré que Miguel de Cervantes hizo referencia a este síndrome en una de sus novelas ejemplares en el caso del Licenciado Vidriera”

En cuanto al “Síndrome de Cotard”, este hace que las personas que lo sufren creen estar muertas o que su cuerpo pertenece a una realidad en un plano diferente al normal, pudiendo llegar a creer que su carne está pudriéndose.

Del “Síndrome de Münchausen” ha habido casos conocidos recientemente. En este síndrome raro, quien lo padece simula estar enfermo para ser cuidado. En casos graves, hacen que otra persona enferme para convertirse ellos mismos en cuidadores y crear una dependencia.

Y por último, en este relato de curiosos “síndromes raros” que son reales, podemos hablar del “Síndrome de Alicia en el País de Las Maravillas”, que también se conoce como micropsia.

En éste síndrome raro, las personas que lo padecen tienen una falsa percepción visual que hace que perciban los objetos más pequeños de lo que son y apareciendo lejanos.

Son muchos más los ´síndromes raros que se pueden encontrar y no sólo mentales, sino también de otras enfermedades.

Todos ellos deben ser tratados por especialistas y tener mucho cuidado a la hora de realizar prácticas de meditación o mindfulness sin la supervisión de un médico, psiquiatra o psicólogo.