Un recuerdo del minimalismo para adentrarnos en hacer un buen uso de las cosas, pero centrarse en el amor a las personas. Sabiduría para una buena vida.

 

Ama a las personas utiliza las cosas…porque el revés jamás funciona”. Joshua Fields Milburn y Ryan Nicodemus

 

 

Si hablamos de minimalismo, tenemos que hacer referencia a Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus , dos jovenes que hace unos años, en un interesante libro, también publicado por Kairós, nos descubrieron la fuerza del minimalismo.

Años después y con un buen bagaje de práctica, nos presentan ahora una buena vuelta de tuerca para hablarnos de nuestra relación con las cosas.

La presencia del amor hacia las personas y la justa medida del uso de las cosas porque, como bien dicen en el subtítulo, al revés la cosa no termina de funcionar bien.

Hemos pasado uno de los peores momentos de nuestra historia reciente con una pandemia devastadora que nos ha hecho mirar nuestra realidad y el mundo de manera diferente.

El Covid-19 nos ha puesto en nuestro verdadero ser. Por desgracia, esta etapa ha costado demasiadas vidas, pero también nos ha dado una bofetada de realidad para saber y reconocer lo que es verdaderamente importante en esta vida.

El libro es un excelente manual para ir aprendiendo a profundizar en situar a las cosas en su justa medida y a dar mayor importancia a nuestro amor por las personas.

Abrir camino a espacios que teníamos abandonados, restableciendo “siete relaciones esenciales en nuestra vida” como son nuestra relación con las cosas, la verdad, nuestro yo, el dinero, los valores, la creatividad y las personas.

Esa es la esencia de lo que nos cuentan estos dos jovenes que revolucionaron a quienes leyeron su “Minimalismo”.

Es la vida intencional, porque tenemos demasiadas obligaciones interpuestas que son culpa nuestra por abandonar o no reconocer nuestra presencia en el aquí y ahora.

Es cierto que hay cosas que no nos queda más remedio que aceptar, pero hay muchas otras a las que aplicar esa intencionalidad de la que nos hablan para permitir la apertura hacia el cambio y nuestra propia transformación.

Tras una introducción para situarnos en el espacio de vivir con menos, el libro se desarrolla a través de sus ideas que son compartidas con muchas gente que nos cuentan sus experiencias.

Es un volumen ameno y de sencilla lectura que nos otorga muchas ideas para esa transformación hacia el minimalismo nuestro cambio de mirada sobre todo lo que tenemos.

Yo no soy un ejemplo de “minimalista”, por ejemplo, en cuanto a “materia” bibliográfica se refiere. Soy de los que tengo doble línea en la biblioteca y adquiero más libros de los que podré leer, pero tengo que confesar, que tanto su libro anterior como este, me han enseñado a tener otra relación de no dependencia con el lado material que abarrota nuestros espacios personales.

Los cambios vitales no se hacen de un día para otro, pero con libros como este, aprendes caminos iniciáticos que impulsan tu desarrollo personal y sentimental.

Las personas lo primero. Las cosas según y depende.

Todo está en el libro. Que lo disfrutes.