Desde Plenacción, trato de dar a conocer las “herramientas” que la práctica de mindfulness o atención plena nos ofrecen para nuestro desarrollo personal y profesional, desde la idea de dar a conocer que, realmente, lo extraordinario está en lo cotidiano y que es posible gestionar tu vida de forma serena, feliz y congruente con tus deseos, metas y objetivos.

 

La vida es tuya. Tú mandas con mindfulness o atención plena!. Por eso quiero abrir Plenacción a quienes os pasáis por esta vuestra casa que es el blog y nos contéis vuestra experiencia. Son las “Experiencias mindfulness”.

 

LAS CUATRO DE LA MADRUGADA (José Cañas)

 

Son las cuatro de la madrugada y empecé a dar vueltas en la cama.

Las cinco, ya no aguanto más. Llevaba varios días con algo de ansiedad y volví a comer compulsivamente, después de mi ejercicio para activar la atención, me pongo a escribir.

Nos refugiamos en nuestras verdades para protegernos de las verdades de otros, ya sea individual o en colectivo, esta es mi verdad, la que debe prevalecer. Nos amparamos en escritos sagrados, ponemos fe plena en ellos, nos guiamos por ellos.

Cada individuo es irrepetible, único, especial, imperfectamente perfecto.

La batería de un móvil tiene un tiempo, es física, se ve, se toca, se pone a cargar y su energía se aprecia en el funcionamiento del aparato.

Cuerpo, espíritu, el cuerpo no tiene una batería visible que se pueda cargar.

¿Cómo llega esa energía?, ¿hasta cuando dura?, ¿qué relación tiene con el cuerpo físico?, ¿de donde viene?, ¿Cómo viene?, ¿Cómo, cuándo, dónde, por qué, para qué?.

Es mi mente, aceptar, fluir, vivir, apreciar el momento.

Después de enviar esta reflexión mañanera a mi amigo Juan Carlos de Plenacción, que me propuso escribir en su blog acerca de mi experiencia en MINDFULNESS o ATENCIÓN PLENA.

 

Más bien relataré mi trayectoria hasta llegar a MINDFULNESS O ATENCIÓN PLENA y que comenzó hace ya unos añitos.

Corría el año 2003, para mí fue un año especial de grandes cambios, sería padre por primera vez.

Trabajaba en algo relacionado con lo que me gustaba y de lo que me había formado autodidácticamente; la fotografía.

Mi centro o empresa en la que trabajaba por aquel entonces, antes de que llegasen las grandes superficies a diestro y siniestro, se encontraba a la cabeza en mi ciudad , me exigía un ritmo de trabajo marcado por horarios comerciales, mañanas , tardes, sábados y fines de semana si surgía algún trabajo extra hasta altas horas de la madrugada. Era algo estresante, me veía encerrado toda la semana en un comercio sin poder disfrutar de la luz , los atardeceres paseando con mi familia, pero algo despertó en mí, una necesidad de cambio, un cambio de vida de trabajo.

Por aquel entonces comencé una búsqueda , percibí que tenía que ver con mi espiritualidad, participé en talleres de meditación, relajación, Reiki, recuerdo con agrado la paz y la sensibilidad que tenía después de estas sesiones , me sentía muy bien con migo mismo y con los demás.

Por mis manos pasaron algunos libros de autoayuda que me hicieron reforzar mi determinación a cambiar, pero recuerdo uno de ellos en especial “El Poder del Ahora”, vivir el presente, el momento, ser consciente de ello, no apegarse al pensamiento, este libro me ayudó a seguir a delante.

Comencé a formarme en nuevas tecnologías y todo lo que creía interesante para afrontar un cambio laboral, participaba activamente en actividades medio ambientales y fue en esa dirección que enfoqué mi esfuerzo.

A los pocos meses si que cambió todo con la experiencia para mí más preciosa; la de ser padre. También conseguí el preciado trabajo con horario hasta el medio día, librando fines de semana y con especies animales en peligro de extinción, todo un logro a priori.

Sí, conseguí pasar más tiempo con mi familia, pero en el trabajo me hicieron pasar un infierno, en la presentación ya se dejaron ver formas por parte de mi superior nada afables hacia mí, una presión brutal que recibí a lo largo de años que aguanté como pude llegando a la depresión, me refugié en mi familia y la Biblia y han sido mi balsa en estos tiempos difíciles y me recondujeron en el camino de la serenidad y el estar.

Al tiempo me percaté de que en mí forma de comportarme había algo no común lo que me llevó a consultar con mi médico, me diagnostico un T.O.C, trastorno del comportamiento que me hacía sufrir mentalmente, me propuso que recibiera ayuda profesional, que me mantuviese ocupado en algo que me gustase o hiciera algo por los demás, incluso me indicó algunos libros para leer.

Desde ese momento me puse a buscar información de cómo resolver , superar este trastorno, y fue entonces cuando apareció una palabra en inglés MINDFULNESS o ATENCIÓN PLENA, después de once años se volvió patente otra vez , el Poder del Ahora, vivir el presente, el momento.

A día de hoy me encuentro trabajando con una terapeuta o coach como se dice ahora y he realizando un taller de 40 días practicando mindfulness o atención plena, donde experimento situaciones que me permiten entrenar para vivir el presente , momento, concentrado en lo que hago, observando y no participando del pensamiento que va y viene, aprendiendo a comer, saboreando , masticando, percibiendo cada cucharada o bocado que doy, esto me permite disfrutar más de la comida e incluso perder peso.

Me encuentro otra vez en un momento de cambio, no se a donde llegaré, no me lo planteo, solo sé que estoy aquí y ahora .

José Cañas

José Cañas-Las cuatro de la madrugada