Si hablamos de mindfulness en la vida diaria, permíteme que te recuerde el leitmotiv de Plenacción, que no es otro que intentar descubrir que “lo extroardinario está en lo cotidiano”

 

Mindfulness sobre la marcha”. Prácticas de meditación que puedes realizar en cualquier lugar. Jan Chozen Bays. Editorial Kairós

 

 

Y en este camino de descubrir el mindfulness en la vida diaria, Jan Chozen Bays nos regala un trabajo excelente lleno de magia cotidiana para que puedas conectar, desde la práctica más sencilla, con el buen hacer de la acción mindfulness en la vida diaria.

Pediatra y maestra zen, Chozen Bays es muy conocida entre los suscriptores y suscriptoras de plenacción por otro de sus libros en los que nos enseña a comer atentos. En serio, te lo recomiendo.

En este caso, para aprender a empezar o a seguir con la práctica de la atención plena o mindfulness, la autora nos va mostrando una buena galería de ideas sencillas para poner en práctica en tu vida cotidiana.

Cuando se empieza a meditar o practicar mindfulness o atención plena, una de las causas que a la gente le suele costar, es pensar que tienes que dedicar mucho tiempo al día a la práctica.

Para eso están libros como “mindfulness sobre la marcha”. Como dice el subtitulo: “Prácticas de meditación que puedes realizar en cualquier lugar”.

Y eso es lo que nos enseña Jan en un libro en el que ya, en la introducción, se sientan las bases de lo que es la práctica de mindfulness y de los beneficios que tiene su práctica.

 

A partir de ahí, el libro está trufado de excelentes ideas para la práctica de mindfulness en la vida diaria.

Son los ejercicios mindfulness que, como señala la autora, puedes tomar como “semillas” de mindfulness.

Semillas para plantar y hacer crecer la atención en los muchos rincones y esquinas de tu vida, semillas que puedes observar mientras crecen y dan fruto a diario”.

Esta es la verdadera grandeza del libro. Hacer las cosas sencillas para plantar las semillas de una nueva relación con tu vida y tu tiempo.