La fotografía emocional como espacio de creatividad y práctica mindfulness

 

Desde Plenacción te voy a invitar a que practiques el arte de la atención plena con la fotografía emocional

La fotografía unida al mindfulness hará que aprendas a poner nuevas miradas sobre el espacio que ocupas, tu propia vida y la realidad que te rodea.

 

Fotografía emocional y mindfulness para una nueva experiencia de contemplación.

Aprender a practicar la meditación, el ejercicio de la serenidad, la buena gestión de las emociones y el encuentro con otra forma de sentir, ver y vivir tu realidad, está detrás de esta unión que te propongo desde Plenacción

Vas a descubrir como la fotografía emocional puede hacer que te des cuenta de lo que tienes junto a ti pero que no ves por llevar una vida demasiado acelerada.

Al fin y al cabo, aprender a gestionar emociones a través de la fotografía es en realidad aprender a descubrir que lo extraordinario está en lo cotidiano. La experiencia de  unir Mindfulness y fotografía

 

Gestionar emociones cámara en mano es descubrir la fotografía emocional como herramienta para la serenidad.

 

Al hablar de gestionar emociones, me viene a la mente el recuerdo de las definiciones que aparecen en el manual “Piscología de la emoción” que se estudia en las facultades de Psicología.

En esos manuales se habla de que “las emociones son procesos psicológicos que nos prestan un valioso servicio, al hacer que nos ocupemos de lo que realmente es importante en nuestra vida”.

Y que “como si fuera un sistema de alarma, nos señalan las cosas que son peligrosas o aversivas, y que por lo tanto debemos evitar, y las cosas que son agradables o apetitivas, y a las que por lo tanto debemos acercarnos”.

 

La fotografía emocional desde una visión más amplia.

 

Desde la visión de la práctica de la atención plena o mindfulness tal y como la entiendo y la desarrollo en este espacio que es Plenacción, no puedo estar más en desacuerdo, pues lo que realmente me interesa es conocer y trabajar con esas –nuestras emociones- justo desde el ejercicio de “darnos cuenta” de cómo ha nacido esa emoción, de dónde viene esa emoción y cómo puedo relacionarme con esa emoción desde un enfoque interior, más que visto y estudiado desde el exterior.

 

 

Gestionar emociones desde el lugar que habitamos que no es otro que el aquí y ahora.

 

Fotografía y emoción para el instante presente.

Gestionar emociones a través de la práctica de la fotografía, es uno de los objetivos que pretendo también en este espacio de formación e información que es Plenacción como espacio para el desarrollo personal y profesional basado en mindfulness o atención plena.

 

Fotografía emocional como lugar de disfrute desde el aquí y ahora.

 

Aprender fotografía, acercarte sin miedo a tu cámara, ver fotografías, leer, unir la palabra a la imagen y la imagen a la palabra, es el sentido de este espacio y de los artículos y reseñas que irán también apareciendo en el Blog de Plenacción.

También quiero mostrarte buenos libros de fotografía que te van a enseñar técnicas y miradas en este arte de la fotografía emocional.

Si lo que pretendes es, simplemente, aprender a manejar tu cámara, hacer fotos y poco más, puedes acudir a cualquier buscador tipo google y hacer alguna búsqueda.

Encontrarás miles de manuales al uso.

Pero lo que yo quiero mostrarte desde este espacio es otra cosa.

 

La fotografía emocional como espacio de vida. Las otras miradas.

 

Aprender a disfrutar de la fotografía y gestionar tus emociones a través de ella. Invitarte a descubrir autores, libros, gente común que disfruta con su cámara y hace de ello su camino de vida, libros interesantes y todo aquello que tenga que ver con el mundo de la imagen y nuestra propia forma de gestionar las emociones para encontrarnos con la serenidad del aquí y ahora.

 

Fotografía y mindfulness como propuestas de desarrollo personal.

 

En este mundo tan acelerado, a través de tu cámara de fotos ya sea una compacta, una réflex de última generación, la cámara analógica de la que decides no prescindir o la de tu teléfono móvil o Tablet, quiero mostrarte que hay otras formas de mirar y que esa mirada desde la serenidad ha de ser un ejercicio saludable a tu alcance.

La democratización de la fotografía hace que cualquiera pueda aprovechar los inmensos recursos para el desarrollo personal y el disfrute que tiene el poder unir la imagen y la palabra.

Esta es la idea que se mueve en cada artículo, taller, formación e información que iré trabajando para unir fotografía y mindfulness, fotografía emocional para tu vida cotidiana.

Ser un artista también es saber disfrutar de tu propia mirada porque es única.

 

Te recomiendo este buen artículo: