Hablar de envejecimiento saludable y del arte de envejecer, puede parecer algo fuera de lugar en un tiempo en el que se ensalza lo nuevo, la juventud eterna y el ego inflamado de creerse permanente e inmutable, pero la realidad es que, quieras o no, vas a envejecer; y eso, si lo haces con atención, puede ser una gran etapa de tu propia vida.

 

Y es que de envejecimiento saludable a través del arte de envejecer, es de lo que nos habla Wilhelm Schmid en “Sosiego. El arte de envejecer” publicado en la prestigiosa Editorial Kairós.

 

“Sosiego. El arte de envejecer” Wilhelm Schmid Editorial Kairós

En apenas 100 páginas que se disfrutan en una sencilla sentada, Wilhelm Schmid, filósofo independiente y premio suizo Egnér por sus obras sobre el arte de vivir, nos lleva de la mano a conocer y reconocer las etapas de la vida como si atravesásemos toda una jornada.

Una vida en la que el envejecimiento saludable termina siendo el arte del sosiego desde el que hacerse en el instante presente, disfrutando de la aceptación de la liviandad de ser mayor. Porque para ser viejo hay que saber y no darle la espalda al tiempo en el que habitas.

Comienza el libro con una buena declaración de intenciones: “Hace mucho tiempo que me imagino la vejez como una vida tranquila en una terraza soleada en la que puedo contemplar el horizonte, en paz conmigo mismo y con el mundo. Hasta el momento lo que me falta es la terraza y también el descanso”, para seguir, a lo largo del libro, contándonos los 10 pasos para alcanzar la serenidad.

Parte Schmid de la idea de que “la serenidad nos ayuda a adquirir conciencia de las diferentes etapas de la vida y a aceptar sus peculiaridades” y en ese envejecimiento saludable, se ha de tomar conciencia de las etapas de la vida que, al fin y al cabo, es el verdadero arte de envejecer.

Así, divide un día en cuatro cuartos que son los que corresponden a cada etapa vital y por las que todos y todas pasamos. Así el primer cuarto de la vida es la primera hora de la mañana cuando todo está por hacer, luego viene el segundo cuarto que llega avanzada la mañana y entran los 30 años. “El tercer cuarto de la vida ofrece años y décadas que pueden estar llenos de actividades y de las ganas de vivir que provoca la conciencia de que se van reduciendo las perspectivas de vida” y el cuarto cuarto estaría a partir de los 75-80 años que corresponden al anochecer.

Distintas etapas de un día, para darse cuenta que se puede tener un envejecimiento saludable en el que “aprender a ser más lentos y a repartir las fuerzas de una manera más eficiente y a cuidarse más”.

El libro es un canto magistral a la costumbre y al hábito, pero sin confundirlo con asentarse en la “zona de confort”; sino que se trata más bien de ser conscientes en todo momento de ese hábito y de esas costumbres para ir descubriendo eso de que “en lo cotidiano está lo extraordinario”.

En definitiva, en ese proceso de envejecimiento saludable y en el arte de envejecer en el que se convierte nuestra vida con el paso del tiempo, el autor nos señala que “para equilibrar los posibles inconvenientes de la edad, el envejecimiento ofrece una ligereza de ser. Disfrutar conscientemente de los placeres y conocer la felicidad constituye el cuarto paso hacia la serenidad”.

Este no es un libro solo para gente mayor, sino que os lo recomiendo en todas las edades para el trabajo de “autoaplicación” y también para ayudar a quienes tengáis cerca a ir construyendo su jornada vital de la mejor manera posible y aprender y enseñar a envejecer de forma saludable

Permíteme que termine esta invitación a la lectura de este genial libro, con unas palabras del autor en las últimas páginas:

“Iré a ver a los monos en el zoo y me sorprenderé una vez más por lo que nos parecemos y por cómo las pequeñas diferencias circunstanciales se han convertido en rasgos diferenciales muy marcados, en especial el ansia de encontrar al yo interior que ha lanzado a los humanos a conquistar el mundo y la disposición permanente a descubrir las nuevas posibilidades de la vida”.

Lo dicho. Sosiego aquí y ahora y para un envejecimiento saludable, todavía más.