El zen llega ahora a pedales gracias al magistral libro de Juan Carlos Kreimer en el que nos propone una vía de meditación desde la bici

 

“Bici Zen. Ciclismo urbano como meditación” Juan Carlos Kreimer Editorial Kariós.

 

Los caminos del zen son un paseo por el descubrimiento de nuestra propia esencia y eso, Juan Carlos Kreimer lo ha llevado al mundo del ciclismo urbano con este libro que te recomiendo y que no te dejará indiferente.

Todavía recuerdo ese sentido de libertad y de fluidez cuando con apenas unos pocos años, mi padre dejó de sostener aquella primera bici por el sillín y sentí que ya todo fluía gracias al poder sencillo de sostenerme y discurrir sin más ayuda que mi atención y el padaleo…y con el tiempo viene Juan Carlos a descubrirnos que a través de la bicicleta está el zen desde donde podemos meditar en movimiento.

Me parece que todo el contenido de este hermoso y ameno libro que nos presenta la Editorial Kairós de la mano de Juan Carlos Kreimer, está contenido en estas acertadas palabras: “En el zen, al meditar o al intentar meditar, pensamientos y preocupaciones recurrentes tienden a llevarnos por esos circuitos marcados por el hábito” y especialmente cuando viene a decir el autor que “cruzar en bici la ciudad y los barrios aledaños produce un efecto diferente que hacerlo en coche o autobús. No se viaja en una cajita de zapatos mirando por los agujeritos, estas dentro de lo que ocurre. Ver lo mismo desde otra perspectiva”.

Mirar el mundo desde la bicicleta es un arte de libertad y compromiso con la naturaleza misma del ser humano y de la vida, lo hagas en el campo o en la gran ciudad. Mirar la vida a través de la vía del zen es sostener tu propia vida en el equilibrio de andar pedaleando para evitar caerte por perder la atención.

El Zen como filosofía de vida es un camino de fortaleza como seres humanos en el que la práctica de la atención es el eje fundamental de ese camino de conocimiento.

 

Juan Carlos propone a lo largo del libro una nueva mirada para que el zen se integre en tu día a día mientras pedaleas por el camino de la vida. Y lo hace de forma serena y amena para poner atención en el continuo pedaleo.

Salvando las distancias, ese libro en el que el zen es motor de vida, me ha recordado también a ese otro libro que es Zen en el arte del mantenimiento de la motocicleta” de Robert M. Pirsig que es ya un clásico de la literatura zen pero también del viaje de la vida. Un viaje en moto por las carreteras secundarias de Minesota a California y también un viaje interior de uno mismo en el que el zen es parte del redescubrimiento de otras formas de habitar la vida.

Como en toda práctica y en el zen debe seguirse de forma constante, los momentos iniciales son los de la ilusión y la promesa de ser constante a lo largo del tiempo, pero como recuerda Juan Carlos al inicio del capítulo dedicado a “la vida diaria como camino” sobre las palabras de Richard Alpert “Así como no hay metas, tampoco hay etapas” y es que “cuando pasa la euforia inicial de cualquier práctica y queda una sensación de pérdida de la novedad es cuando realmente empieza el aprendizaje”.

 

 

La experimentación constante a través de la vía del zen es también la experimentación constante a través del pedaleo de conseguir sostener el ciclismo urbano como meditación.

Interesante libro, pues, en el que el zen y la bicicleta, desde la sencillez, se convierten en una forma de entender y de estar en el mundo.

Un libro imprescindible para quienes ya disfrutáis de la bicicleta, pero también para quienes deseáis encontrar el empuje suficiente para lanzaros al mundo del pedal. A mí me ha hecho volver a pensar en la bici de paseo para completar mi sentadas diarias en mi cojín de meditación.

comprar ahora

 

Si te interesa el Zen o profundizar en su conocimiento y práctica, te recomiendo a continuación alguno de los libros que siempre tengo cerca:

-“El Camino del zen” de Alan W.Watts
-“Zen una forma de vida” Christmas Humphreys Stephen Hodge
-“Zazen” de Katsuki Sekida
-“Preguntas a un Maestro Zen” de Taisen Deshimaru
-“Cartas de un maestro zen” de Seung Sahn
-“La vida tal como es. Enseñanzas Zen” de Charlotte Joko Beck