Economía solidaria para hablar de dos cosas que, en principio, parece que no tienen nada que ver; Espíritu y economía, pero que tienen más en común que lo que pensamos. Las dos quieren fomentar la felicidad humana. ¿y si las unimos?

 

“Economía solidaria” Tania Singer y Matthieu Ricard. Editorial Kairós

 

Hablar de economía y espiritualidad no es hablar, ni mucho menos, de dinero y religión, sino más bien de cómo hacer que en estos tiempos de tribulaciones, el ser humano alcance el merecido estado de felicidad y serenidad, siendo conscientes de que la economía es un puntal básico para el desarrollo social.

Permíteme que añada a esta idea, que la práctica de mindfulness, no es para que te aísles del mundo, sino para que estés más presente en él, más consciente y por lo tanto más vivo o viva.

Dicho esto, quiero hablarte en este post del libro que bajo el título “Economía solidaria” ha publicado Kairós y que con el subtítulo de “Conversaciones con el Dalái Lama sobre el altruismo, el desarrollo y la compasión”, reúne en un interesante volumen conversaciones y debates que se llevaron a cabo en el “Mind and Life Institute” en el año 2010 y que siguen en plena vigencia.

El libro, coordinado por Tania Singer (exdirectora del departamento de neurociencia social en el Max Planck Institute for Human Cognitive and Brain Sciences en Leipzig y Matthieu Ricard (monje budista que siguió estudios científicos y llegó a doctorarse en biología molecular y cuyo libro “El Monje y el filósofo” te quiero recomendar) recoge bajo tres partes, conversaciones y debates, cuyo objetivo final, bien pueden resumirse en una de las preguntas que se nos plantean en el prólogo: “¿Qué se puede hacer para que nuestros sistemas económicos sean más justos?”.

Economía solidaria para el beneficio de todos y todas.

No es posible seguir viviendo en paz cuando a costa de unos pocos, la inmensa mayoría de los habitantes del planeta viven en condiciones de precariedad y desigualdad profundas. Meditar, trabajar en el ámbito de lo espiritual, no es-lo repito siempre que puedo- abandonar el mundo, sino permanecer en él para participar en su buen desarrollo desde valores de justicia social, cooperación, solidaridad y humanismo.

Justo lo que podrás ir encontrando en cada uno de los capítulos de “Economía solidaria”; la búsqueda de “una economía más solidaria, sostenible e igualitaria, una economía que no ponga en primer término los deseos de unas pocas elites, sino que beneficie a la comunidad mundial a través de la compasión y el humanitarismo y que ofrezca una atención a largo plazo a las futuras generaciones y al destino de la biosfera”.

Saber si es posible un sistema así, conocer cómo sería y de qué modo cambiaría nuestro mundo, es la principal idea que atraviesa cada una de las páginas del libro que te propongo.

Y con el objetivo de complementar su lectura, además de esta “Economía solidaria” creo que puede ser de tu interés otros volúmenes que hablan también y no solo de economía sino de una nueva acción política.

Aquí tienes mis propuestas:

-“Acción y meditación”. Cambiarse a sí mismo para cambiar el mundo

-“Espiritualidad y política”. Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo.

-“La hora del despertar”. Política y espiritualidad en la vida cotidiana

-Política con conciencia.

-Acción suave”. Alternativas innovadoras para un mundo en crisis.