Dokusho Villalba nos plantea en este libro los principios esenciales del zen enmarcándolo también en esta sociedad en la que todo parece poder ser “mercantilizado”.

 

“Zen en la plaza del mercado” Dokusho Villalba Editorial Kairós

 

Es esta una de las reseñas de libros más difíciles que voy a escribir, en cuanto a que al autor, Dokusho Villalba, además de conocerle, lo tengo como mi Maestro en el camino del Zen desde que lo conocí en el Templo Luz Serena de Requena en Valencia allá por el año 2000 y al que siempre que el tiempo me lo ha permitido, vuelvo como si volviese al hogar.

 

Tengo sobre la mesa mientras escribo esto, las dos ediciones del “zen en la plaza del mercado” (mi único problema con la práctica del no apego lo tengo con los libros). La primera que publicó la editorial Aguilar y ésta que te presento deliciosamente cuidada por la Editorial Kairós, por cierto, Premio Nacional a la mejor labor editorial cultural.

En aquella primera edición de Aguilar, hay un escrito en su portada que dice “Claves zen para comprender y sanar el malestar existencial en la era de la globalización” y es eso, precisamente, lo que convierte a esta nueva edición de Kairós en texto imprescindible para entender qué es eso del Zen y para que puede servir el zen si es que sirve de algo.

No hay más que apelar a ese dicho presocrático de “nada importa nada” para reconocer la importancia de estar presentes en el aquí y ahora.

Convenientemente dividido en dos partes, Dokusho Villalba con gran acierto, escribe una primera parte en la que descubrimos qué es esto del Zen donde nos habla de su historia, la experiencia en el zen, intentar conocer qué es eso de la conciencia y aprender la práctica de la meditación zen.

Ahí no hay atajos posibles. Zafú y zafutón en tu propia casa día tras día como te explicaba hace algún tiempo en este enlace:

Meditar en casa

 

En una segunda parte, Dokusho Villalba nos lleva al centro de la plaza del mercado para intentar hacernos ver también cómo hoy, desde ese, parece, único sentido mercantilista de la vida, tratan de tergiversar el verdadero sentido dela práctica del zen y cómo desde su verdadera esencia que tan bien nos explica Dokusho Villalba, podemos trascender esos peligros de la plaza del mercado para nuestra verdadera práctica.

 

Recuerdo que mi primer acercamiento a la vía del zen, lo hice a través de la lectura del famoso libro de Eugen Herrigel “Zen en el tiro con arco” que me regaló mi buen amigo Jose Luis Taboada allá por el año 96 tras mi segunda experiencia de intenso viaje por la India, siempre para mí, inicio en un camino de íntima transformación personal.

A partir de ahí vinieron más lecturas como “El camino del Zen” del mismo Eugen Herrigel, “la práctica de la concentración” de Taïsen Deshimaru, “Terapia Zen” de David Brazier, “ZeZen” de Katsuki Sekida, y ¡cómo no!, “El camino del Zen” de Alan W.Watts.

 

dokusho-villalba

Con los Maestros Dokusho Villalba y Denko Mesa

Sigue mi casa llena de libros que van llegando (quizás sea éste, el de los libros, mi único apego a lo material) para mayor disgusto cuando hay mudanza y sigo leyendo, pero sé ya, quizás desde que conocí al Maestro Dokusho Villalba, que la única búsqueda y encuentro posibles se ha de realizar en el cojín de meditación.

Os invito a la lectura atenta del libro de Dokusho Villalba y os invito también a que sostengáis la experiencia inolvidable de retiraos a la práctica del zen en el Templo Luz Serena que tan exquisitamente dirige el autor de “Zen en la plaza del mercado”.

Y recuerda también que los libros son sólo el dedo que señala la luna, pero no son la luna.

“la expresión filosófica del zen no debe ser considerada como un cuerpo doctrinal dogmático, sino como un dedo que señala la luna: dirige nuestra atención hacia la experiencia real que se encuentra más allá de las palabras y de cualquier sistema fislosófico” Dokusho Villalba.