La práctica de mindfulness o atención plena. Aprendiendo a quitarse tics nerviosos

 

Los amigos Laia Miralles y Raúl Carrera de www.orientacionpsicologica.es , nos comparten este artículo que nos habla de mindfulness y de cómo quitarse tics nerviosos.

Desde Plenacción, siempre quiero abrir puertas y ventanas para que quienes tengáis algo interesante que contar, tengáis también un espacio para compartir.

Mindfulness es la práctica de una atención plena e intencionada al momento presente, aceptando lo que va apareciendo y sin juzgar.

Es fabuloso que estemos considerando la necesidad de encontrar un tiempo para parar y “cuidarnos” en nuestras apretadas agendas. La práctica de mindfulness es cada vez más conocida, al menos, más oída. Pero, no consiste en relajarse, ni en emplear una esterilla o poner música relajante.

Vamos a detenernos unas líneas para hablar de esta práctica conocida y desconocida al mismo tiempo, y en qué difiere de otras prácticas.

Las técnicas de relajación son prácticas conocidas casi por todo el mundo:

    • Estiramientos
    • visualización de zonas del cuerpo
    • distensiones
    • ejercicios de respiración abdominal
    • entre otras técnicas!

Todas esas prácticas son valiosas. A día de hoy, además, siguen formando parte de diferentes abordajes médicos y psicológicos, donde se siguen enseñando prácticas de relajación para reducir determinados síntomas relacionados con la ansiedad, la depresión o la obsesión, por ejemplo.

Mindfulness. Aprendiendo la práctica

 

La práctica de Mindfulness, si bien comparte con las anteriores prácticas mencionadas la relevancia de la “conexión”, tiene un rasgo diferenciador que es importante subrayar: su objetivo no es tonificar, ni relajar ni aprender a respirar. Tampoco hay que sentarse o tumbarse de forma especial para practicar. No es relajación lo que se procura con su práctica, aunque muchas veces sí se obtiene un estado de bienestar que quizás confundimos con “relajación”.

Los que hayáis intentado realizar esta práctica alguna vez (o si recordáis vuestros inicios en ella) habréis experimentado lo difícil que puede resultar. Verdaderamente, es una práctica que puede parecer difícil y estéril, pero cuando observamos a los niños, por ejemplo, vuelve a surgirnos la duda: ¿es tan difícil?

La práctica de mindfulness con niños

 

Los niños saben prestar esa atención plena, es natural para ellos vivir en el presente sin juzgarse severamente y sin pensar mucho en el mañana.

Por ello, practicar la atención plena con ellos es una tarea que no resulta complicada, puesto que ellos parten de algo que nosotros como adultos nos es una constante: menos preocupaciones y menos responsabilidades.

 

Cómo quitarse tics nerviosos con mindfulness.

 

La atención plena tiene grandes virtudes, en procesos tanto cognitivos como emocionales y relacionales. Pero ¿y en los tics nerviosos?

Los tics nerviosos son movimientos muy rápidos, inconscientes y automáticos que realizamos sin apenas darnos cuenta. Por ello, cuando alguien hace un tic y así se lo verbalizan, suelen poner cara de sorprendido o sorprendida. ¿Yo?, ¿un tic yo? ¡Qué va!.

Los tics, ya sean vocales, pero sobre todo motores, pueden ser rápidamente reducidos con la técnica de la reversión del hábito.

La técnica de reversión del hábito tiene dos partes fundamentales: una es tomar conciencia del tic, y la otra es hacer una conducta que impida físicamente hacer el tic. Por ejemplo, si tenemos el tic de cerrar los ojos, la primera parte de la técnica resultaría en darse cuenta de cuándo cerramos fuertemente los ojos y, la segunda, aplicar un pequeño masaje con los dedos mientras no se realiza ninguna presión con los ojos.

Y aquí reside lo más importante: se ha demostrado que tanto la toma de conciencia como aplicar la estrategia de hacer una conducta incompatible con el tic se han demostrado igual de eficaces.

¿Y por qué esto es importa? Porque aquí podemos decir alto y claro que el mindfulness, con su objetivo de tomar conciencia del momento presente, de aceptar y no juzgar aquello que no hace, ¡sirve para reducir los tics!

El mindfulness tiene un gran potencial para ayudarnos en el día a día, a darnos cuenta de aquello que tenemos, a aceptarnos tal y como somos.

También tiene su utilidad en la práctica clínica. Como hemos dicho, el mindfulness se puede aplicar como estrategia para reducir los síntomas como los tics nerviosos, los síntomas obsesivos, a controlar la ansiedad, reducir situaciones de estrés… y todo ello depende únicamente de nosotros, de seguir a aquellos profesionales como Juan Carlos, que seguro que pueden ayudarte a poner un nuevo rumbo en tu vida.

Laia Miralles y Raúl Carrera de Orientación Psicológica
Orientación y asesoramiento individualizado a familias y profesionales.

Bibliografía:

Pérez Álvarez, M et al. (2010). Guía de tratamientos psicológicos eficaces III. Infancia y adolescencia. Madrid: Pirámide.

Ruiz M.A.; Díaz M.I.; Villalobos A. (2012) Manual de técnicas de intervención cognitivo-conductuales. Ed. Desclée de Brouwer.