Cambiar mi vida. El poder del aquí y ahora.

 

Cambiar mi vida. Ese era el objetivo que me había marcado atravesando el 2006 y sumido en una profunda crisis personal. ¿dónde voy?, ¿qué hago?, ¿hacia dónde me dirijo?.

De cambiar mi vida a vamos a por ello. Es el abismo y lo sé. Esa era mi sensación, cuando un 27 de julio de 2007 me dirigía a Granada dejando todo atrás. Cambiar mi vida. Claro que puedes!!

Aparcado en una gasolinera de la R-4, cerca Seseña (Toledo) y junto a esa locura de urbanización producto de la “burbuja inmobiliaria”, con lo indispensable en una pequeña maleta y todas mis pertenencias metidas en un camión de mudanzas que no sabía si llegarían al día siguiente y mirando las ruinas de toda una época ejemplificadas en aquél monstruo urbanístico, me disponía aquella mañana a emprender una nueva etapa en mi vida. Me disponía a cambiar mi vida.

Atrás quedaban algunos años de estrés, de locura laboral, de no parar, de horarios imposibles, de moobing, de correr sin saber bien a dónde y de darte cuenta de que aquello que vivías no era lo que pretendías. La salida, sin duda, estaba “forzada” gracias a mis sentadas de meditación, retiros y prácticas de lo que luego supe que era “mindfulness”. Yo, simplemente, era un humilde practicante de la vía del zen.

En aquél momento pensaba que partía de cero (llegaba a Granada y tan sólo conocía a algunos amigos de mi exmujer y a su familia), pero en lo personal, enseguida me di cuenta de que la experiencia vital contaba y de que aquello era comenzar un círculo nuevo. Cambiar de vida significa morir y renacer muchas veces a lo largo de tu vida. El cambio no sólo es posible sino necesario.

Hoy, aquí y ahora, me siento sereno, feliz y en el camino que yo mismo me había trazado. Estoy en lo que quiero ser, hacer, tener y estar en el tiempo que se avecina.

 

Te cuento esto porque cuando te preguntas aquello de “¿puedo cambiar mi vida?”, quiero que sepas que la rotunda respuesta es que sí. Que claro que es posible porque tu vida es tuya y porque en la actualidad, por muy complicado que creas que es, por muy difícil que lo veas, tu pregunta a cambiar mi vida tiene una clara solución.

 

Significa salir de tu zona de confort, tener claro lo que quieres, dónde quieres ir e incluso con quién quieres hacerlo. Eres libre aunque la vida parezca decirte lo contrario. Pero en realidad no es la vida, sino el mundo que nos hemos construido. No te preocupes, aprieta pero no ahoga.

La práctica de la meditación y de mindfulness o atención plena, para mí fue ese gran descubrimiento que, en mitad de la tormenta, me hizo ver, desde momentos de serenidad, que era posible cambiar mi vida.

Observaba mi miedo, mis ansiedades, mis preocupaciones, pero dentro de mí latía ese YO ESENCIAL que se muestra tranquilo ante el terremoto y todos y todas disponemos, como no puede ser de otra forma, de ese YO ESENCIAL que solemos borrar con nuestros roles y personajes y con las obligaciones que nos imponemos.

 

Cambiar mi vida. Sí, claro que puedes. Pero también debes de ser consciente de que significa rupturas. ¿Quién dijo que “cambiar mi vida” era y es algo sencillo?. Pero el poder que te otorga el dar el primer paso, es el poder de la felicidad hacia el cambio que deseas.

La práctica de mindfulness o de atención plena, termina siendo toda una revolución interior que te animo a que vivas. Practicamos para la serenidad y la felicidad, claro que sí, pero eso no está exento de que ante el silencio, te aparezcan tus miedos, tus errores, tus preocupaciones, tus frustraciones, tus retos y lo hagan con más claridad que nunca.

De eso se trata. Eso significa también el proceso de comenzar tu “limpieza interior” hacia el camino de decir que sí a cambiar mi vida.

Este mundo tan hiperconsumista, nos quiere hacer ver que la práctica de mindfulness o de la atención plena, es felicidad de un día para otro. Sólo se busca la venta y el dinero fácil, pero he de decirte que, practicar la atención plena y mindfulness es todo un proceso de liberación interior y de búsqueda y de encuentro con tu propio SER ESENCIAL. Una maravillosa aventura que nada tiene que ver con lo que la publicidad quiere que veamos.

 

Sí, cambiar mi vida es posible. Estás en lo cierto y es toda una aventura y entre un espacio y otro, entre la realidad de ahora, y tu nuevo mundo, suele haber un terremoto al que tienes que enfrentarte y nada mejor que hacerlo desde un cojín de meditación.

Cuando se habla de las maravillas de mindfulness, siempre digo que sí, que es genial, pero que también es un acto de íntima valentía porque hay que enfrentarse a lo que el silencio te irá contando de ti mismo. Pero eso, precisamente, es lo que hace que la idea de “cambiar mi vida” se convierta en una sana, posible y deseable realidad.

Te animo a ello. Sólo tienes esta vida.La que dejas escapar si estás todo el tiempo viajando del pasado al futuro sin “darte cuenta” de que lo verdaderamente real está aquí y ahora para lo bueno y para lo malo. Pero al final, te das cuenta de que no hay ni bueno ni malo. Simplemente que lo extraordinario está en lo cotidiano.

Ven a la revolución de decirte en serio “quiero cambiar mi vida”. Dá el paso y ven a “La vida mindfulness”. Eres libre para construir tus metas, sueños y objetivos. Adelante!!