Si lo que quieres es aprender a meditar y comprender que es eso de meditar, acabas de dar con la clave entrando en este espacio desde el que pretendo que quienes se acerquen a él, sepan que meditar no es “dejar la mente en blanco” sino aprender a estar en el mundo de otra forma. Y como lo que quieres es aprender a meditar, lo mejor es que te sumerjas en esta auténtica guía de la meditación para que puedas elegir la que mejor te convenga.

 

Aprender a meditar con “Meditación para Dummies” de Stephan Bodian en Editorial Granica

 

Aprender a meditar te será una cosa más sencilla después de aprender las diferencias y similitudes que hay entre los muchos y variados tipos de meditación que existen. Sin duda, te recomiendo la práctica de mindfulness o de atención plena porque creo que es la mejor manera de estar, ser y hacer en este mundo en el que habitamos y para ello te invito a que te inscribas en el PROGRAMA 40 de prácticas mindfulness, pero antes, abre este libro por cualquiera de sus capítulos e integra la práctica en tu día a día.

Y es que aprender a meditar de forma sencilla y divertida es ahora posible y Stephan Bodian, Experto en filosofía asiática, psicoterapeuta y coach, te lo deja bien claro en este libro de la famosa colección de la editorial Granica.

“Meditación para Dummies”, que incluye un cd de audio con muchas meditaciones guiadas para que comiences con la práctica, comienza por instruirte sobre lo que es y no es meditación para seguir explicándote el por qué es bueno practicar e incluir la meditación entre tus tareas cotidianas para comenzar enseguida a invitarte a la práctica.

Es cierto que para aprender a meditar, y como el autor señala al principio del primer capítulo, sólo “siéntate, permanece en silencio, dirige la atención hacia tu interior y concéntrate”. Lo que ocurre, es que esto que parece tan sencillo, obviamente no lo es, puesto que normalmente llevamos demasiado tiempo sin practicar el noble arte del silencio interior, y cuando intentamos por primera vez ponernos en actitud de meditar, nuestro ego se niega y nos obliga a no parar quietos.

 

Aprender a meditar es decidir que cada día durante el resto de tu vida, vas a disponer de, al menos, 10 minutos de tu tiempo para sentarte y sentirte. Siempre, cuando invito a llevarlo a cabo, surgen las primeras barreras y la gente me dice “es que no tengo tiempo” a lo que yo contesto que si no tienes tiempo, quiere decir que estás en la urgencia de practicar cuanto antes, puesto que si necesitas 32 horas porque no das abasto con 24, es que tienes un serio problema de estrés y mala gestión del tiempo.

Aprender a meditar es aprender a parar, pero detenerse no tiene nada que ver con la inactividad o “perder el tiempo” sino que, como aprenderás a lo largo de las páginas del libro, detenerse de vez en cuando, hace que comiences a disponer de otra relación con tu tiempo y con la realidad.

Lo que si te aseguro, como les digo a los participantes de mis talleres, es que con la práctica de la meditación no vas a “flipar”, no vas a volar, no vas a ver dioses o diosas, no terminarás en una secta, ni te abandonarás a la vida contemplativa debido a un “lavado de cerebro oculto”, sino que sentirás con el tiempo que hay otras formas de estar, ser y hacer en tu cotidianeidad.

“Meditación para Dummies” es una de esas guías al uso que te puede servir de mucho a la hora de comenzar a aprender a meditar de forma sencilla y amena. Si nunca antes has practicado, o quieres enfocar tu práctica de forma más amable, creo que este es un buen e interesante libro para ti.

Y nada mejor para empezar, que una pequeña práctica que puedes poner en marcha ahora mismo. Te invito…

Aprender a meditar ahora es perfectamente posible. ¿empezamos?.

Puedes ver este video y entrar en mi BricoMindfulness para ver más prácticas clicando en: BRICOMINDFULNESS