Si buscas Planes de entrenamiento running has encontrado un lugar donde, además de entrenamiento, tendrás claves para disfrutar del running sin lesiones. Si, de acuerdo, se ha puesto de moda. Pero también has de reconocer que, ¡ojala!, todas las modas fuesen así de buenas. Hoy quiero recomendarte, si te has metido ya en el mundo del running, 5 claves para comenzar a runnear sin  lesiones. Es aplicar la atención plena en tu entrenamiento.

Cuando empezamos a correr por primera vez buscamos Planes de entrenamiento running, nos ponemos a ello y es  normal que, una vez que nos encontramos bien, que nos sentimos capaces de hacer más de 3 km sin acabar tirados en el suelo y axfisiados o axifisiadas, nos llegue el momento de la euforia por alcanzar nuevas metas y nuevos retos. Llega el momento de “los cachivaches” para runnear. Un reloj que mida distancias y tiempos, un gps de ultimísima generación para saber por dónde voy… Todo para querer llegar cuanto más lejos y más rápido, mejor.

Es entonces cuando entramos en esa zona de peligro en la que las lesiones comienzan a llamar a tu puerta. Intentamos seguir a rajatabla los Planes de entrenamiento running pero, en algún momento, te das cuenta que correr, practicar “running”, no es llegar a una meta; sino más bien, disfrutar del proceso de estar ahí, trotando y sintiendo cada uno de los pasos o zancadas que das.

En definitiva, nada más “mindfulness” que estar presente en cada uno de los espacios de tu vida. Así que te invito a que le des una nueva visión a tus Planes de entrenamiento running y con estas sencillas claves, pongas nuevos objetivos en tus metas desde el aquí y el ahora

 

Ahí van 5 claves para que te resitúes ante tu práctica y la disfrutes mucho más. 5 claves para comenzar a runnear sin lesiones. Practicar running con la seguridad de que vas a disfrutar. Las metas y objetivos están en tu aquí y en tu ahora.

  1. No corras. Esto parece una clave estúpida cuando de lo que hablamos es de correr. Nada más lejos. Si estás empezando en esto del “running” lo mejor no es correr, sino tomártelo con la suficiente calma como para sentir tu cuerpo en cada una de las zancadas. “Saborea” tu posición en cada instante. Siente lo que tu cuerpo te va contando. Acepta su sabiduría natural para forzar lo justo.
  2. No lleves reloj. ¿por qué siempre la manía de temporalizarlo todo?. ¿No es mejor olvidar el tiempo y salir a correr sin la presión de tener que llegar en tanto tiempo, o cubrir distancias si o sí..me sienta como me sienta?. ¿No es mejor prescindir de objetivos estresantes?. Método “Kaizaen”, paso a paso, al final llego.
  3. No seas “Forrest Gump”. ¿Recuerdas la película de Tom Hanks?. Estás comenzando una nueva etapa deportiva que te dará inmensos beneficios. Tratar de acumular kilómetros por acumular no es una buena decisión. Comienza sintiendo tu cuerpo en cada paso que te lleve a ese primer kilómetro que ansías. Tómalo con calma. Siente el proceso de tu respiración. Siente esa realidad en la que trotas. Forzar “la maquinaria2 es la puerta para no alcanzar tus metas sanas.
  4. Disfruta de cada zancada. Ahora eres tú y esos metros que vas haciendo. Tu cuerpo es sabio y sin un entrenamiento adecuado puedes forzarlo demasiado y él, al final, para bien o para mal, termina hablando. Escucha, siente, vive, observa, respira. No hay más que hacer, no hay a dónde llegar.
  5. No te marques metas. Si acabas de comenzar en esto de la buena moda del “running” es mejor que no te marques metas. Salta al campo de la calle a disfrutar como cuando eras niño. Si llueve está bien. Si hace sol, está bien, si hace frio está bien. No trates de forzar nada. Instalado o instalada en el Aquí y Ahora, cada metro que recorras será un pequeño triunfo para tu corazón; el de la salud y el del espíritu. Al fin y al cabo, terminan siendo el mismo.

Yo también soy un iniciado en esto del “running”. He pasado del momento de euforia, al instante de vivir esto que vivo, al menos, un par de veces a la semana.

He sabido lo que es llevar a rajatabla los Planes de entrenamiento running, lesionarte, estar meses sin poder correr y volver a calzarte unas zapatillas y sentir que la vida es eso que transcurre precisamente aquí y ahora. Escuchando cómo mis pies tocan el suelo, como mis brazos se mueven rítmicos, como mi respiración me da fuerza y vida y cómo el tiempo discurre por donde ha de discurrir. Aquí. Esa es la música que te invito a llevar mientras corres. Bienvenido al “running”