Disponer de una vida equilibrada y sencilla comienza con poner en práctica algunos ejercicios que pueden transformar tu vida.

 

Aquí te traigo 10 buenas ideas que están basadas en el decálogo Sivananda

 

Para esa vida equilibrada y sencilla, te traigo este famoso decálogo de un maestro espiritual, yogui y gurú hinduista del que puedes tomar aquellos puntos que más te interesen. El caso es comenzar a practicar.

Obviamente tienen una raíz budista, pero ya sabes que desde plenacción, abogo por la práctica laica. El objetivo es sentirte aquí y ahora. La idea es sentirte bien y hacer el bien para mejorar el mundo que te rodea.

No es tan complicado. Necesita práctica consciente para disponer de una vida equilibrada y sencilla.

1.- Practica la sobriedad y el equilibrio. Te invito a la sana práctica de la humildad y el compromiso con construir un mundo mejor desde la semilla de tu propio entorno. Piensa en pasos pequeños.

2.- Practica ejercicio. No te pares. Muévete. Es la mejor toma de conciencia de que estás presente en la vida.

3.- Medita. Puedes practicar de la manera que ves en este enlace: “MEDITAR”, pero al menos, cada día, busca un poco de tiempo para permanecer inmóvil y en el más absoluto de los silencios.

(HAZ CLIC SOBRE LA IMAGEN):

 

VIDA EQUILIBRADA

VIDA EQUILIBRADA

 

4.- Respira. Sí claro. Sabes que respiras, pero la clave es tomar conciencia de esa respiración.

5.- Practica la moderación. Bien, no seré yo quien dé lecciones sobre el asunto. Ni soy un asceta, ni pretendo ser un ejemplo, pero la práctica de comer de forma consciente, dormir de 6 a 7 horas y disponer de una buena relación con tus pensamientos, es base para una vida sana y equilibrada.

6.- Trabaja para liberarte de las emociones negativas, la ansiedad y el estrés. Se puede; claro que se puede. Necesitas de un plan de trabajo e igual tienes que cambiar cosas de tu vida. Pero se puede, te lo aseguro.

7.- Lee, escribe, dibuja, fotografía. Dedica algún tiempo a alguna actividad artística aunque no la domines. Déjate llevar por ese camino de descubrimiento y autosanación. Lo vas a agradecer.

8.- Pon en tu vida paciencia, perseverancia, compasión, amor y perdón. Hazlo por ti y por quienes te rodean en tu día a día.

9.- Haz de tu cabeza un huerto y cultiva pensamientos positivos. Si no te gustan tus pensamientos, cambia de gafas porque igual los cristales con los que ves el mundo, no son los adecuados. Cambia tu forma de mirar aquí y ahora.

10.- No cultives semillas de pena, dolor o infelicidad en ti ni en nadie. Que tu energía vital sea encaminada para otras cosas positivas.

Se trata de crecer como seres humanos tratando de desarrollarnos como personas en un mundo que tiene muchas ventanas por abrir.

Y además, aquí tienes algunas ideas para eso que se ha dado en llamar como “Elixir de la juventud”

(HAZ CLIC SOBRE LA IMAGEN):

 

Te aseguro que el esfuerzo merece la pena para tener una vida equilibrada y sencilla.