¿Te atreves a conseguir una reducción del estrés basada en la atención plena?

 

Hablar de reducción del estrés basada en la atención plena es hablar de incluir prácticas de mindfulness que conviertan tu vida en el hábito de descubrir que lo extraordinario está en lo cotidiano.

 

Seguro que no tienes ninguna duda en que vivimos en un mundo de locos. El estrés, la ansiedad, la depresión y los graves problemas de salud que provocan, aumentan cada día de forma exponencial.

Solemos echarle la culpa a causas externas, pero si te fijas bien, la mayoría de las veces, el problema está en cómo nos enfrentamos a los retos de nuestra propia experiencia vital.

Es absolutamente necesario comenzar a proponerse una reducción del estrés basada en la atención plena porque, aunque no lo creas, eres tú quien tiene las riendas de tu propia vida y eres tú quien decide cómo y en qué gastar el tiempo en el que habitas.

Es muy probable que tu vida sea en estos momentos algo así como una auténtica maratón.

Desde que te levantas hasta que llegas de nuevo a la cama, tus horas pasan veloces habiendo incluido en ellas todo tipo de actividades de las que no eres en absoluto consciente.

Al hablar de reducción del estrés basada en la atención plena estamos hablando de aprender a ser conscientes del instante presente en el que habitas, porque de esa manera, vas a ser capaz de comenzar a elaborar un buen proceso de gestión de tu tiempo.

Mindfulness es una excelente herramienta para aprender a practicar esa reducción del estrés basada en la atención plena.

Desde Plenacción, siempre te ofrezco y lo intento hacer de la forma más directa y sencilla posible, todo tipo de información y formación para que aprendas a descubrir que lo extraordinario está en lo cotidiano.

Por ejemplo, te invito a descubrir este precioso libro de Laia Monserrat sobre cómo construir tu serenidad en una gran ciudad:

Un cerezo en el balcón

Pulsa en la portada para descubrirlo

 

Y es que ponerse la meta de conseguir una reducción del estrés basada en la atención plena desde la práctica de mindfulness, no es apartarse del mundanal ruido, sino estar más plenamente consciente en el aquí y ahora que habitas para conseguir esa serenidad tan necesaria en estos tiempos.

Practicar mindfulness no es, por otra parte, estar todo el día como en una nube ni levitar a dos palmos del suelo. En la vida hay cosas que duelen, pero el problema es cuando ni tan siquiera eres consciente de ese dolor porque tratas de huir cuando llega. Pero has de tener en cuenta que el dolor es consustancial al propio hecho de vivir, pero el sufrimiento es opcional.

Recuerda siempre que cada vez que despiertas, la vida te ofrece 24 horas para gastarlas como tú quieras.

Te propongo un sencillo ejercicio para que veas que la reducción del estrés basada en la atención plena es necesaria en tu propia vida.

Toma un bolígrafo y una hoja y, durante todo un día, escribe de forma pormenorizada en qué gastas cada una de esas horas. (anota tiempos de comida, aseo, tareas cotidianas).

Después piensa en algún sueño que tengas o algo que desees hacer.

Comprueba después cuanto de ese tiempo que gasta en un día dedicas a ese sueño o a esa meta que te gustaría conseguir.

Pues sí, ahí lo tienes; esa es la respuesta. Normalmente ninguna hora está dedicada a ello.

De ahí la vital importancia que tiene para que trabajes de manera urgente en una reducción del estrés basada en la atención plena a través de mindfulness.

Ponte a ello cuanto antes. Te recuerdo que aquí vas a estar sólo una vez, y el tiempo pasa…

Y un par de vídeos que te pueden ayudar. Son de hace un tiempo, pero el mensaje sigue más que vigente.

¿QUÉ HAS HECHO HOY?:

LA ZONA DE CONFORT:

 

LA VIDA SIMPLE Y SENCILLA: