Filosofía sapiencial para el autoconocimiento y la transformación. “El arte de ser”

 

Filosofía sapiencial para entender y asumir queTodos estamos llamados a ser artistas de nuestra propia vida”. Mónica Cavallé, pionera del asesoramiento en filosofía sapiencial en España y directora de la Escuela de Filosofía Sapiencial, inicia el libro con esta contundente y buena idea.

Vivimos en un entorno vital que gira demasiado rápido desde un tiempo a esta parte. Esa es la sensación generalizada. Y en esa velocidad vital hemos perdido contacto con nosotros mismos y por lo tanto, capacidad de reinventarnos, practicar el autoconocimiento y hacer uso de él y de otras herramientas para posibilitar nuestra propia transformación.

En el libro que Mónica nos presenta, nos muestra todas las posibilidades que tenemos para ejercer ese espacio de transformación y la gran capacidad que tenemos de iluminar nuestra vida cotidiana aquí y ahora enmarcado en la filosofía sapiencial

En ese proceso de autoconocimiento, una de las cosas más importantes para poder llevarlo a cabo es la paz interior y en esa labor tiene mucho que ver la práctica de la atención plena o mindfulness como herramienta para conseguir dejarnos de fustigar por la mala relación con nuestros propios pensamientos y dejar de arrastrarnos a merced de nuestras emociones e impulsos.

Poder, se puede. Otra cosa es nuestra actitud. Y de eso nos enseña mucho la autora a lo largo de las páginas que conforman este excelente proyecto hecho realidad que es “El arte de ser” y el descubrimiento de la filosofía sapiencial

Toda la declaración de intenciones sobre lo que puedes encontrar en este libro, yo creo que está contenida en una de las ideas que Mónica expresa en la introducción y es que abandonar el confinamiento en el que se encuentra nuestra mente y nuestras pequeñas vidas, es uno de los objetivos de la filosofía sapiencial.

filosofía sapiencial  como arte de ser y práctica de sabiduría para nuestro autoconocimiento y transformación.

Como en el título de uno de los párrafos que encontramos hacia el final del libro “la esfera del cambio radica en el conocimiento” y es ese cambio profundo que nos ofrece desde el autonocimiento el que nos impulsa a la transformación para nuestro desarrollo personal y en beneficio, no solo de nosotros mismos como seres humanos, sino de nuestros semejantes.

Un granito de arena más en la necesidad de crear, juntos y juntas, un escenario mejor de este gran teatro del mundo en el que estamos. Excelente libro.