Sentidos

Entramos en el teatro con el alma en vilo. Nos acercamos al silencio como los niños vuelan hacia el tiempo de lo desconocido. Aprendiendo a vivir para abrirnos –brazos dibujando la cruz de la bienvenida- hacia la libertad que siempre nos conceden los escenarios donde la vida se despereza, y todo es más verdad, más humano y más cierto.

En el año 2008, tu tuve la oportunidad de participar como fotógrafo en la Extensión del Festival de Música y Danza de Granada (FEX). De aquella experiencia salió esta mirada especial sobre la música, el teatro y la danza. “Sentidos” porque son ellos cinco, el tacto, el gusto, el olfato, el oído y la vista los que expanden sus poros cada vez que se abre un telón, que suena una nota, que emerge la voz o el romper de unos tacones sobre la madera del tiempo.

La vida es un fluir de tiempo que construye memorias envueltas en una partitura o un guión, o un paso de baile inolvidable. Recuerda siempre que allí, donde hay un escenario, la libertad palpita a cada instante. Deja entonces que tus cinco sentidos se alojen sin prisa después de ese momento en el que se apagan las luces y se hace de nuevo el silencio tras la actuación…es la vida.