Conseguir objetivos personales puede no ser tan complicado si haces uso de estas 5 ideas. Ahora sí que vas a poder

 

Cuando hablamos de conseguir objetivos personales, muchas son las ideas y pasos que podrás encontrar.

Estos que te comento a continuación son los que más utilizo yo cuando me propongo conseguir algo, salir de mi zona de confort, marcar una meta u organizar cualquier tarea que suponga un determinado tiempo específico para su desarrollo.

Lo más importante de todo es que, hagas lo que hagas, tengas la seguridad de disfrutar de cada paso que des. Ese debe ser siempre tu gran objetivo.

Poner atención plena en cada momento.

De ese modo, seguro que vas a conseguir objetivos personales que antes no pensabas y si no llegan, ten por seguro que habrás aprendido muchas cosas que te serán útiles en tu constante desarrollo personal.

Estas son 5 ideas que yo pongo en marcha para conseguir objetivos personales.

 

1.- Márcate objetivos claros, realistas y aplícales un tiempo.

Si tienes, pongamos por caso, 50 años y quieres ser bombero…pues igual complicado sí es. Pero si tienes 50 años y quieres correr una maratón, pues te puede costar más, pero es más factible.

A la hora de hablar de objetivos personales, proponte objetivos realistas pero también idealistas. Trata de ser sincero contigo. No trates de engañarte para no dar paso a la frustración.

Cómprate un cuaderno, bloc de notas, abre una carpeta en tu ordenador y escribe bien claro lo que quieres hacer. Ese va a ser tu “cuaderno de viaje”

 

2.- Trabaja en tu atención plena para evitar distracciones.

Vivimos en una sociedad de la hiperconexión y eso nos hace tender a la acumulación de tareas y de distracciones y, como no, de aceleraciones vitales constantes.

Disponemos del mismo tiempo que tenía un ser humano en el Siglo XVIII, pero tenemos sensación continua de disponer de mucho menos tiempo. Aquí no me voy a extender porque doy por hecho que sabes bien a qué me refiero.

Uno de los grandes problemas es que esa aceleración produce distracción y, por lo tanto, falta de atención.

Una buena forma de reducir esa sensación es practicar mindfulness o atención plena para aprender a serenarse y tomar conciencia del instante presente. Es el mapa sobre el que podrás construir ese ejercicio de conseguir objetivos personales.

Es desde el instante presente desde donde puedes construir tu futuro.

Pero no olvides que lo que realmente ES ES lo que ES aquí y ahora.

 

3.- Elabora un plan de gestión del tiempo.

Toma conciencia de tu tiempo. Para eso es muy bueno la práctica de la meditación. Ten conciencia del instante presente a través de la meditación y te darás cuenta de la cantidad de tiempo que dejas pasar sin darte cuenta.

El tiempo es oro ¿verdad?. Pues haz una lista pormenorizada de lo que haces durante 2 o tres días y verás el tiempo que se te pasa en cosas que ni pensabas.

Una buena reorganización de tu tiempo es imprescindible para trabajar en conseguir objetivos personales que te propongas.

El día te regala 24 horas. Hay algunas horas que tienen “obligaciones” ineludibles, pero hay otras muchas que puedes gestionar tú.

Analiza y gestiona tus horas como si fueses un director/a de Recursos humanos.

 

4.- Divide el camino en mini-tareas.

Desde ese objetivo claro, otra cosa que debes hacer es ir descomponiendo todo en tareas pequeñas. Cuanto más pequeñas mejor. De esa forma no te sentirás abrumado/a a la hora de ponerte en marcha.

Si quieres hacer un Máster este año…lo primero que tendrás que hacer es acudir al Centro de estudios presencial o virtual a informarte. Para ir tendrás que buscar tiempo, para buscar tiempo tienes que gestionar correctamente tu agenda…y así poco a poco pero con constancia.

 

5.- Evalúa y reevalúa cada cierto tiempo.

Cada cierto tiempo es bueno tomar conciencia de cómo va el proyecto y si los pasos que estás dando te llevan a conseguir objetivos personales que te habías marcado.

Para, evalúa, reevalúa y si no funciona tu línea, no te preocupes. Cambia de estrategia. Mueve tus fichas. Toma las riendas de tu presente.

 

Espero que estas ideas te sirvan para, sobre todo, disfrutar de todo el proceso porque de eso es de lo que se trata.

Subir a la terraza está bien, pero lo importante también está en cada peldaño de la escalera y en cada rellano.

Trabaja siempre desde la conciencia del aquí y ahora.

Buen viaje a tus sueños. Tú puedes, claro que sí!!