Comprender nuestra mente de Thich Nhat Hanh en la Editorial Kairós

 

Para comprender nuestra mente no solo es necesario el silencio y la meditación, sino una actitud de humildad y clarividencia. Justo lo que nos enseña el Maestro Thich Nhat Hanh en este libro en el que nos introduce en la psicología budista.

Como siempre me gusta decir en mis recomendaciones bibliográficas, no es necesario ser budista para comprender, sino más bien intentar sacar el justo partido a esas enseñanzas para desarrollarte como ser humano.

Me interesa todo aquello que desde la práctica de la espiritualidad me ofrece prácticas de aprendizaje para mi cotidianidad y de eso sabe mucho Nhat Hanh.

Aprender como las enseñanzas que vas a encontrar a lo largo del libro, te llevan a comprender nuestra mente nutriendo las simientes de la alegría y la transformación del sufrimiento que se padece por la, cada vez más preocupante, pérdida del contacto con el instante presente.

El autor nos enseña que “cultivar una profunda comprensión de la mente es esencial para hacer que la paz en este planeta sea posible” y ya sólo con esa primera intención me vale para entrar en las profundidades de un libro.

Pero para comprender nuestra mente, también hace falta que te desinhibas de tu propia forma de ver y entender el mundo. De tus juicios y valores, de nuestra continua manía de compartimentar todo.

Nhat Hanh, para hacernos comprender nuestra mente, trata de actualizar, llevando a la vigencia de nuestra vida cotidiana aquí y ahora, 50 versos sobre la naturaleza de la consciencia del maestro Vasubandhu.

Son estas enseñanzas, la base para trabajar en la comprensión de nuestra mente y en despertar para dejar a un lado el sufrimiento y alcanzar la serenidad  que todos y todas buscamos.

Dividido en 6 partes: El deposito de conciencia, Manas, La conciencia mental, las conciencias sensoriales, la naturaleza de la realidad y el sendero de la práctica, estamos ante un libro que, directamente vinculado con la tradición del budismo, puede leerse por cualquier profano en la materia que desee entrar o profundizar en esa labor complicada de comprender nuestra mente.

Como siempre, lo importante es leer la palabra de un Maestro como Thich Nhat Hanh que nunca decepciona en cada una de sus enseñanzas.