Comprando vida, vendiendo muerte

Mi fotografía es palabra y la palabra es fotografía. Caminan paralelas. Son parte de la misma emoción que nace de la observación. Comprando vida, vendiendo muerte nació de la palabra de “El Oficio de Vivir” de Cesar Pavese y de un paseo por el mercado de San Agustín en Granada.

“La única alegría del mundo es comenzar. Es bello vivir porque vivir es comenzar, siempre, a cada instante. Cesar Pavese