¿Combatir ansiedad?. ¿Vivimos en una época de miedo en la que combatir ansiedad y miedo es casi imposible?, ¿estamos sumidos en una era apocalíptica en la que todo parece no tener solución y combatir ansiedad y miedo pasa a llenar cada rincón de nuestra existencia?, ¿es posible liberarse de esa angustia vital que atenaza cualquier deseo de aventura, por muy pequeña que sea ésta?, ¿vivimos en el fin de la utopía personal?. Mi respuesta es un rotundo NO. Mi respuesta es un contundente SI al se puede y además se debe combatir ansiedad, miedo y angustia en un mundo que, pese a todo, no es más diferente que el de otras épocas. Déjame que te cuente…

 

Combatir ansiedad es enfrentarse a nuestros miedos internos que la mayoría de las veces son figurados e ideados. La solución, como casi siempre, está en nuestro interior.

Cuando estaba comenzando a tomar notas para escribir este post sobre combatir ansiedad y miedos en nuestra vida diaria, se cruzó en mi camino una colaboración entre el genial dibujante Forges y su hijo, aparecida en la revista “El Estado Mental” en su número de septiembre de 2014, en el que a través de sus dibujos, hablaban sobre sus preocupaciones en cada una de sus épocas. Se titulaba “Diálogo intergeneracional” y venía a decir que, cada generación, había tenido sus preocupaciones y sus miedos y que en cada momento, a cada uno de ellos le había parecido igual de terrible, pero, sin embargo, al hijo le parecía peor la época del padre y al revés.

Si en estos momentos estás atravesando una época complicada emocionalmente, debes saber para empezar, que combatir ansiedad y miedo es posible en cuanto comiences a darte cuenta de que la principal causa de esos duros estados, no es otra que lo que popularmente se conoce como “distorsiones cognitivas” o para que me entiendas “pensamientos erróneos”. Vivimos en una época de profundas transformaciones y cambios que, obviamente, generan enormes preocupaciones, porque aquello que, hasta ahora, sentíamos como suelo firme en nuestra forma de hacer, sentir y vivir las cosas, empieza a no servir.

Se van conformando otras formas de ver y hacer, de sentir y vivir, pero todo parece pasar demasiado deprisa como para comprender lo que ocurre y nuestros miedos y fobias se disparan, máxime cuando los aconteceres de la vida diaria parecen acelerarse cada vez más.

El caso es que ante nuestra propia realidad, los pensamientos negativos y las ideas atemorizantes, provocan angustia y miedo y por lo tanto ansiedad, por lo que combatir ansiedad es un proceso, para empezar, de aceptación de lo que ES; es decir de la realidad y del entorno en el que se vive, pero trabajando para romper la dinámica de los pensamientos negativos que son, al fin y al cabo, los que hacen que se tengan crisis de ansiedad, efectos físicos y miedos para dar cualquier paso hacia la salida del atolladero.

Desde la perspectiva de la práctica de la atención plena o mindfulness, trabajar para combatir ansiedad y miedos paralizantes, tiene mucho de aceptación sin resignación para “darse cuenta” de que, en realidad, no todo es tan malo como tratan de pintarlo.

Uno de los caminos para combatir ansiedad está en volver la mirada hacia lo cotidiano para aprender a ver que lo verdaderamente extraordinario en la vida está en lo cotidiano y que los miedos y angustias que nos atenazan están en nuestra cabeza.

Por ejemplo, aprender a meditar y practicar la meditación, puede enseñarte a observar esos pensamientos distorsionantes como un mal juego de tu mente y que no se corresponden con la realidad. Y es que, realmente, esa ansiedad y angustia vital, no eres tú, pues TÚ eres otra cosa; aquél o aquella que tiene conciencia para “darse cuenta” de que combatir ansiedad es posible instalándote en el instante presente en el que habitas.

Trabajar con las distorsiones cognitivas no se hace de un día para otro (esto es algo que debes de tener bien claro), pero lo importante es tomar la decisión de combatir ansiedad desde el mismo instante en que deseas dar el salto hacia una vida más amable contigo y ser menos duro o dura con tu propio ser.

En Plenacción, como Consultoría para el desarrollo personal y el bienestar, hay un programa que puede interesarte por cuanto significa aprender a realizar ese viaje al instante presente; al aquí y ahora que es desde donde se puede combatir ansiedad y miedos derrotando los pensamientos negativos que atraviesan nuestra mente. (VER PROGRAMA)

Y es que si te dejas dominar por el miedo a perder el trabajo, a perder la pareja, a perder la salud, a perder todo…lo que realmente terminas perdiendo, son todos los instantes de vida que giran a tu alrededor y que no terminas de ver por estar enfrascado o enfrascada en esas distorsiones de pensamiento. Es lo que comúnmente se llama “el círculo vicioso”.

Hay un pensamiento negativo, eso provoca angustia y miedo, lo que provoca una respuesta física (sudoración, problemas respiratorios, dolores de cabeza, nerviosismo, sentimiento de ataques al corazón…) lo que hace que creas que las emociones que te embargan son reales, lo que te lleva a creer que, como tienes miedo, es que lo que piensas es real….y así eternamente hasta que te atreves a decir ¡¡Basta!! Y empezar el proceso de salida del círculo vicioso.

Combatir ansiedad es perfectamente posible “dándote cuenta” de que esos pensamientos que te llevan a esa situación no son ciertos y eso, con el trabajo desde la óptica de mindfulness o atención plena, es posible. No digo que sea fácil pero más difícil es creer que combatir ansiedad, miedos y angustia es tarea imposible.

Vivimos en una era de aceleración impuesta, pero has de tener muy claro que quien puede poner freno a eso eres tú mismo tomando la decisión de decir ¡¡basta!!, hasta aquí hemos llegado y el verdadero dueño de mi tiempo soy YO; ese SER ESENCIAL que está por encima del pensamiento distorsionador que te atenaza.

Y es que, como en las viñetas del genial Forges y su hijo Toño, en su “diálogo intergeneracional”, pensamos que nuestra época es la más difícil y que nuestros miedos y angustias son insalvables, sin darnos cuenta que cuando miramos en nuestra cotidianidad, combatir ansiedad es volver a la sencillez de la proximidad.

La práctica de la atención plena o mindfulness es tu puerta de salida. Ábrela y verás como no te arrepientes nunca. Di NO a tu pensamiento negativo. Sí que puedes.