Sí, ha llegado la hora de aprender a meditar en casa utilizando dos elementos indispensables para adoptar una excelente postura que no dañe tu espalda ni ponga en peligro tu salud física. Aprender a meditar en casa haciendo uso de un cojín de meditación que se llama zafu, y una colchoneta apropiada que se llama zafutón, te aseguro que será un buen descubrimiento. Te lo muestro en este post para que veas cómo se usa y dónde puedes adquirirlo con total garantía. Mi zafu y mi zafutón llevan conmigo desde el año 2000 y con miles de horas de meditación sobre ellos y ahí siguen…como nuevos. Y es que la calidad de un buen cojín y colchoneta de meditación son indispensables para una buena salud postural.

 

Cómo aprender a meditar en casa

 

A la hora de aprender a meditar en casa, es una excelente decisión el hacerlo sobre un cojín de meditación y su correspondiente colchoneta. Es lo que técnicamente se denomina un zafu y un zafutón. ¿quieres saber para qué sirve y cómo se utiliza?. Pues vamos a ello.

Es una excelente idea que hayas tomado la decisión de aprender a meditar en casa. Si no lo has hecho nunca, es normal que al principio te pueda costar un poco, pero con constancia y un poco de dedicación diaria, pronto vas a notar que es muy beneficioso para tu salud mental, espiritual y física y que no necesitas ser un creyente de nada ni de nadie, sino un practicante de la buena salud.

Meditar no significa, como mucha gente cree, el “dejar la mente en blanco” sino más bien es adoptar una determinada postura que te va a facilitar el encuentro con la serenidad y la calma de tu mente. Los pensamientos seguirán estando ahí, pero a través de la práctica de la meditación, irás adoptando una postura de observación por lo que se convertirán en nubes que atraviesan tu mente, pero que no harán que estés siempre viajando entre el pasado y el futuro y lleno de estrés y ansiedad.

Para empezar, y antes de explicarte cómo utilizar el zafu (cojín de meditación) y el zafutón (colchoneta de meditación), te diré que es indispensable, como primeros pasos para aprender a meditar en casa, que encuentres dos elementos claves para empezar.

Esto es todo lo necesario para aprender a meditar en casa:

1.- Un lugar tranquilo en el que no seas molestado o molestada durante tu práctica

2.- Un espacio de tiempo para ti y que no sea inferior a 10 minutos. Lo genial sería que te acostumbrases a practicar diariamente, al menos, 15 minutos por sesión y poder llegar (si no diariamente, al menos dos o tres veces a la semana) a 30 minutos de práctica. Sería lo mejor. Debes decidir si te es mejor por la mañana a primera hora o antes de acostarte. En mi caso prefiero la primera hora de la mañana…pero va en gustos y opciones. El caso es “ponerse” ¿no te parece?

Con estos dos elementos tan sencillos, ya estarías dispuesto o dispuesta a aprender a meditar en casa sin ningún problema.

Vamos a empezar a aprender a meditar en casa:

Primero debes de situar la colchoneta de meditación en el suelo. Lo ideal es situarla de cara a la pared, dejando entre medio y un metro desde el borde de la colchoneta a la pared.

zafutón2

Sitúa la colchoneta frente a la pared en el lugar que hayas elegido para tu práctica de meditación

Después sitúa el zafu o cojín de meditación sobre la colchoneta. Prueba a situarlo en medio de la misma. Una vez que te sientes, irás comprobando si te viene bien ahí o será necesario situarlo un poco más atrás. Eso dependerá de si tus rodillas llegan bien a situarse encima de la colchoneta. Lo importante es que tus rodillas se sitúen dentro de la colchoneta.

zafutón1

Pon el zafu (cojín de meditación) encima de la colchoneta en el centro

Ahora, de pie frente al zafu y el zafutón haz un par de respiraciones conscientes y profundas y procede a sentarte sobre el cojín con atención.

meditar en casa

Luego irás probando al sentarte y situarás el cojín de forma que mantengas una posición erguida y firme que te permita “pegar” las rodillas en la colchoneta

Tienes que sentarte sin precipitación y con tranquilidad. Toma la conciencia de que ya, desde ese preciso momento, estás empezando a meditar. Se trata de sostener una posición erguida sobre el cojín.

Siéntate justo en el centro del cojín –hablando claramente….¡¡el culo en el centro del cojín!! Jejeje.

zafu

Un buen cojín de meditación es indispensable para una buena postura. Mi zafu y mi zafutón llevan conmigo desde el año 2000 y ahí siguen…¡¡como el primer día!! y con miles de horas de “sentada”

La postura fundamental es la que se conoce como loto o medio loto. (En mi caso, yo solo llego a la de medio loto). Es decir, las piernas cruzadas del todo en posición loto (empeine de la pierna derecha sobre el muslo de la pierna izquierda y empeine de la pierna izquierda sobre el muslo derecho) y en la de medio loto, uno de los empeines descansa sobre la colchoneta.

Una vez adquirida esa posición, debes centrarte en mantener una postura erguida de la columna. La columna debe de estar recta. Es como si de la cabeza alguien tirase de ti hacia arriba como una marioneta.

Después mete un poco el mentón hacia dentro y una ligera inclinación hacia delante de tu cuerpo hará que te sientas en una posición de estabilidad.

zafu1red

Es muy importante que la espalda esté recta. Es como si empujases el suelo con las rodillas y tirasen de tu cabeza hacia arriba desde la coronilla

Puedes cerrar los puños suavemente y colocar estos sobre las rodillas y puedes situar la mano derecha sobre la palma de la mano izquierda uniendo levemente los dedos pulgares. De esta manera podrás ser consciente de tu atención en todo momento. Si los pulgares bajan es que estás entrando en somnolencia, si los pulgares se tensan elevandose ligeramente hacia arriba es que hay tensión en ti y si los pulgares están rectos es que sostienes la atención justa y medida.

En esa posición, debes mantenerte inmóvil situando tu atención sobre la respiración. Ser consciente del hecho de respirar.

zafu3red

Mantén la mirada como un metro por delante de tí. Ten los ojos entornados pero no cerrados del todo. Así evitarás dormirte. PResta atención a tu respiración y a tu postura.

Tu mente, tenlo por seguro, comenzará a hacer de las suyas produciendo un sinfín de pensamientos, ideas, conceptos….se irá al pasado, al futuro…pero ahí está tu trabajo de atención sostenida en esa posición. Atender a la respiración. Si quieres puedes contarlas para tener un mayor control.

Con la práctica, los pensamientos seguirán “a su rollo” pero tu sabrás mantener la atención correcta  en el aquí y ahora, observando esos pensamientos como si en realidad fuese tu mente una pantalla de cine por la que atraviesan todo tipo de “productos mentales” sin que te apoyes ni te enganches en ninguno de ellos.

Es bueno comenzar a aprender a meditar en casa, haciéndolo unos diez minutos al principio e ir aumentando el tiempo progresivamente hasta que llegues a los 20 minutos o 1/2 hora.

Es muy probable que las piernas se te duerman y mucho. No te preocupes….no se conoce a nadie al que le hayan tenido que amputar una pierna debido a una larga meditación. No pasa nada. Cuando acabes tu “sentada” de meditación, deshaz tu postura suavemente, ayuda a tus rodillas con las manos, y masajea un poco tus piernas antes de levantarte.

Levantarse de un cojín de meditación debe ser un acto cuidadoso y hacerlo con calma, pues de lo contrario puedes sufrir algún percance como una caída. Debes de levantarte suavemente.

¿Has visto como aprender a meditar en casa no es tan complicado?. Necesitas 10 minutos de tiempo, un zafu y un zafutón y ganas de mejorar tu calidad de vida.

Bueno, pues vamos a resumir un poco todo este proceso que te he mostrado.

Se trata de sostener una posición corporal justa, una atención sobre tu respiración y un acto de serenidad que beneficia todo tu ser.

Al aprender a meditar en casa es bueno que recuerdes esto:

-Adopta una postura de loto, medio loto o puedes sentarte de rodillas sobre el zafu (siempre el culo en el zafu). Lo importante es que mantengas una posición erguida.

-La pelvis se bascula un poquito hacia adelante.

-La columna vertebral ha de estar lo más derecha posible sosteniendo las curvas naturales. Es como si empujases el suelo con las rodillas y el cielo con la cabeza.

-La barbilla estará un poco recogida y la nuca estirada

-La nariz queda situada en la misma línea vertical que el ombligo

-El cuello estará relajado y los hombros caen de forma natural.

-Cierra la boca pero sin forzar. La punta de la lengua sitúala tocando el borde entre los dientes y el paladar (¿te has fijado como duerme un bebé?. Se trata de una posición natural que con el tiempo perdemos)

-Los ojos deben permanecer semicerrados y debes posar la mirada como a un metro de ti pero sin fijarla en nada. Verás como con el tiempo, es como si, en realidad, mirases a tui interior.

Eso es todo. ¿fácil?. Bueno, aprender a meditar en casa es una buena práctica de comienzo para serenarte y poner un poco de paz en tu día a día.

Te recomiendo también que, en la medida de lo posible, practiques en grupo. Seguro que en el lugar donde vives hay gente que también medita. Hoy, la práctica del yoga está hasta en los gimnasios….la práctica de la meditación, en poco tiempo, también estará. ¡¡ya lo verás!! Y tú ya sabrás cómo hacerlo porque has tomado la sabia decisión de aprender a meditar en casa.

En cuanto al zafu y zafutón, yo tengo los mismos desde el año 2000 que me los compré. Son de una magnífica calidad y los puedes comprar aquí con toda seguridad y calidad. Es dónde yo los adquirí y tienen toda la calidad de un buen producto que te durará toda la vida.

Cuídalos porque aprender a meditar en casa es el principio de una buena calidad de vida.

 

AQUÍ TIENES ZAFUTÓN DE OTROS COLORES

zafutones de colores

 

AQUÍ TIENES ZAFUS DE OTROS COLORES

zafus de colores

 

AQUÍ PUEDES ENCONTRAR OBJETOS PARA MEDITACIÓN DE EXCELENTE CALIDAD

 

objetos meditación